Piedras Preciosas

Propiedades de la piedra Fluorita

Historia de la piedra fluorita: fue en 1797 cuando el naturalista Carlo Antonio Galeani Napione dio el nombre de fluorita a este cristal. Este nombre se inspira en el latín «fluere», que significa «fundir», «que derrite». Esta elección se refiere sin duda a su fusibilidad, lo que significa que esta piedra se explotaba como fundente en la industria del hierro y el acero. También se le llama fluorita clásica.

La piedra fluorita está considerada como uno de los cristales fluorescentes más populares en todo el mundo, y dio origen a la palabra «fluorescencia». Esto se debe a su luminiscencia, los rayos de luz que deja escapar.

Desde todas las épocas, los hombres han sido seducidos por la magnificencia y la extrema variedad de coloraciones de la piedra fluorita. Desde la más remota antigüedad, la piedra fluorita se utilizaba como piedra decorativa. En la Edad Media se le dio el sugestivo nombre de «Flor de Mineral».

Los griegos la utilizaron para tallar jarrones con una gran variedad de reflejos, conocidos posteriormente como «jarrones de Murrhins», que en la actualidad son muy apreciados, muy raros y muy preciosos.

Características de la piedra fluorita

En realidad, cuando la piedra fluorita es pura, es incolora. Son los elementos cromógenos los que le dan ese increíble espectro de colores.
Algunas de ellas cambian de color según la fuente de luz y, por tanto, adquieren distintas tonalidades.

Así, no es infrecuente ver en una misma piedra una yuxtaposición de tonos diferentes distribuidos en zonas paralelas.
La piedra fluorita se encuentra en varios colores como el amarillo, el púrpura, el azul y el verde. Pero, es la fluorita arco iris la más apreciada, la más notable, porque fusiona todos los colores en un solo cristal a menudo cúbico.

Los principales yacimientos de piedra fluorita se encuentran en Alemania, España, Inglaterra, Suiza, China, México.

Virtudes de la piedra fluorita

piedra fluorita

Las virtudes de esta piedra altamente protectora son innumerables. Ayuda a concentrar la mente y a restablecer el orden del caos. Permite detener toda manipulación psíquica y todos sus efectos molestos. Permite purificar y mantener el aura estable. Difunde y reestructura todo lo que puede perturbar la armonía del organismo.
Da garra, refuerza la confianza en sí mismo y fomenta la toma de decisiones.

A nivel físico

El flúor tiene propiedades medicinales. Ayuda a curar la neuropatía, las enfermedades óseas, y posteriormente ayuda a fortalecer los huesos.

También tiene el poder de curar infecciones de la piel como el acné, las verrugas, la psoriasis y otras. Cura las heridas y restaura el tejido cutáneo. Tiene muchos beneficios para las venas, el bazo y los dientes.

La piedra fluorita también es eficaz para ayudar a la desintoxicación, combatir el colesterol malo, la presión arterial y el malestar.

Ayuda a reforzar la inmunidad y a tratar los resfriados y la gripe.

Un nivel emocional/espiritual

La fluorita tiene fama de ser una piedra que puede aportar orden y claridad intelectual, poniendo fin a la inestabilidad y el desorden. Desde esta perspectiva, la fluorita puede potenciar el aprendizaje de todos, mejorar la concentración y reducir las dificultades de aprendizaje.

La gema fluorita también es eficaz para aliviar y reducir la ansiedad y el estrés mediante la desintoxicación del desbordamiento emocional. Puede ayudarle a liberarse de los bloqueos psicológicos, a emanciparse de la sensación de estar atascado en el barro y a animarle a emprender el vuelo.

La piedra fluorita puede contrarrestar este miedo al futuro haciéndote sentir más seguro. Ayuda a reducir la ira y a tratar la depresión.

La piedra fluorita favorece la meditación y te hace sentir más sereno y tranquilo.

Puede utilizar la piedra fluorita para decorar tu oficina. Te permitirá, gracias a las energías que libera, concentrarte en su trabajo, regular serenamente todos los conflictos y componer mejor tus opiniones.

Purificación y carga de la piedra fluorita

Ya sea en forma de colgante, pulsera, piedra rodada o en bruto, la piedra debe ser purificada y recargada para que pueda volver a aportarle sus beneficios.

De hecho, al cabo de un tiempo, la piedra fluorita habrá agotado toda la energía que contenía y necesitará volver a encontrar energías naturales.
Para ello, basta con sumergirla en agua destilada sin sal.

Entonces debe ser cargada. Para ello, hay que exponerla a los rayos lunares.

Recuerda siempre purificar y recargar una piedra cuando te la acabas de apropiar para eliminar las vibraciones anteriores.

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba