Limpieza de piedras preciosas

Los cristales, piedras naturales o semipreciosas, deben ser purificados ayer de su uso por varias razones. Es por eso que recomendamos que hagas siempre una higienización de piedras preciosas.
Cuando trabajas o llevas una piedra natural, ésta absorbe tu propia energía, la del entorno y la de los demás.

Asimismo es posible que tu piedra se vuelva opaca y polvorienta, o que haya perdido su brillo, viveza y color. Por lo tanto, ¡es hora de limpiarla! ¿Pero cómo? Estos son algunos métodos de higienización de las piedras naturales.

Energías buenas o malas

Las piedras semipreciosas absorben la energía del entorno de forma natural. Existen varios métodos de purificación de los cristales (véase más debajo), que purificarán y eliminarán el exceso de energía absorbida.

Tendemos a querer especificar esta energía absorbida como buena o mala, pero en verdad no hay ninguna diferencia entre ambas: energía y simplemente energía, sin hacer ningún prudencia. Simplemente hay que limpiarlo/purificarlo.

Por ejemplo, los antiguos griegos utilizaban hermosos globos de cristal de cuarzo para cauterizar las heridas. Y sin retención, si esta piedra se deja expuesta a la luz solar directa, la energía generada es capaz de incendiar su casa.

Así que no te preocupes por especificar si esta energía es buena o mala, simplemente límpialas para disfrutar de todos sus beneficios.

Eliminar el polvo

Efectivamente, tus piedras acumularán polvo, sobre todo si son piedras sobre un soporte en su interior. El polvo se adhiere por carga electrostática y afecta así a las propiedades específicas de procreación de electricidad de las piedras semipreciosas. Por lo tanto, no serán tan eficaces como las piedras limpias.

Para eliminar el polvo, puedes utilizar un cepillo suave y frotar muy sutilmente. Una cepillo de maquillaje o un cepillo pequeño además servirán.
Repite esta operación con regularidad para evitar la acumulación de polvo.

Métodos de higienización

limpieza de piedras preciosas

Existen diferentes métodos para limpiar tu piedra semipreciosa. Lo más habitual es sumergir la piedra en agua destilada durante varias horas, o sumergirla en una opción de agua mezclada con un poco de detergente suave. A continuación, puedes enjuagarlos admisiblemente con agua para darles brillo y luego secarlos al salero rescatado o con un paño suave.

Estos son los otros métodos para fregar las piedras naturales:

Desenvoltura de piedras preciosas con agua corriente

Coge tu piedra natural y ponla bajo el válvula durante unos minutos. Tardará más si la piedra se ha utilizado mucho y no se ha limpiado durante un tiempo.

Desenvoltura de piedras preciosas con la luz solar

Expón la piedra a la luz del sol. Sin retención, ten cuidado, la luz del sol se concentra en los cristales de cuarzo o en las bolas de cristal, y puede provocar un posible incendio. No dejes tu piedra sin vigilancia o cerca de un objeto inflamable.

Desenvoltura de piedras preciosas con la luz mancha

Deja tu piedra a la luz de la vitral. Intenta exponerla durante la vitral llena o la vitral nueva para obtener los mejores resultados.

Desenvoltura de piedras preciosas con incienso

Puedes utilizar el humo del incienso, la salvia o el sándalo para purificar tu piedra semipreciosa.

Desenvoltura de piedras preciosas con tierra

Entierra tu piedra en la tierra y déjala durante una o dos semanas o durante los ciclos lunares. Puedes enterrarla durante la vitral llena y desenterrarlo durante la vitral nueva.

Desenvoltura de piedras preciosas con cristales

Coloca tu piedra semipreciosa sobre un añadido de cuarzo, un álveo de amatista o adentro de una geoda.

Desenvoltura de piedras preciosas con música

Purifica tu piedra cantando o tocando el tambor, o utilizando campanas o símbolos tibetanos.

Desenvoltura de piedras preciosas con reiki

La praxis del reiki ayudará a purificar tu piedra natural.