Blog

Perfecto Peridot, Zephyr de Zabargad

Peridot, Zephyr de Zabargad

A pesar de la presencia de olivino en la Europa medieval, hay evidencia de que las operaciones mineras en la isla de Zabargad permanecieron estancadas durante la Edad Media.

Ahmad al-Tifashi, un poeta árabe de los siglos XII y XIII d.C., afirmó que la piedra preciosa de peridoto que vio durante su vida se obtuvo de las ruinas de Alejandría, donde el rey nubio David en 1270 d.C. Durante algún tiempo después del ataque a Adab., cesaron las referencias académicas a la gema «zabargad».

Algunas fuentes sugieren que el peridoto entró en Europa después de que los cruzados que se aventuraron a través de la península del Sinaí hacia el Mar Rojo visitaran Zabargad; aunque Reginald de Châtillon, un cruzado francés y señor de Oultrejordain, navegó por el Mar Rojo en 1182, no hay pruebas de que los cruzados Habiendo explorado Zabargad, es más probable que si la gente de Châtillon trajo peridoto a Europa, estas piedras se obtuvieron durante incursiones en Aydhab o mediante prácticas comerciales típicas.

Después del final de las Cruzadas, la península del Sinaí se convirtió en una ruta comercial mucho más segura, lo que resultó en menos comercio a través del Mar Rojo, lo que puede ser la razón de la desaparición temporal del peridoto de los documentos históricos.

Impresionante ejemplar de peridoto de la mina Zabargad

Egipto finalmente fue conquistado por el Imperio Otomano en 1517, después de lo cual la piedra preciosa peridoto comenzó a aparecer en la joyería otomana. El más famoso es el trono de nogal dorado llamado «Bayram Tahti» (Inglés: «Trono del Festival Dorado») adornado con más de 950 piedras preciosas de peridoto y fue presentado al sultán Murad III en 1585. Aunque las joyas de peridoto aparecen en los tesoros otomanos, todavía no hay una descripción clara de Zabargad en los textos académicos imperiales, lo que significa que no hubo un período minero otomano en la isla, y las gemas pueden haber venido de sitios en Constantinopla, Alejandría tesoros encontrados en Hong Kong y/o El Cairo, aunque esto no está del todo claro. Es posible que los eruditos de la época simplemente desconocieran Zabargad y su peridoto, ya que el explorador portugués João de Castro era un navegante local en 1541, lo que sugiere que los residentes cercanos sabían sobre Zabargad, incluso si no lo minaron activamente ni lo registraron las autoridades reguladoras.

Una fotografía del Golden Festival Throne, ahora en el Museo Topkapi en Estambul, con una piedra preciosa de peridoto en cada uno de sus numerosos tachuelas; imagen: FreePik.com

Después del siglo XVI d. C., la historia de Zabargad siguió siendo turbia; la próxima vez que apareció información escrita sobre la isla, aún no estaba claro cuánto se sabía sobre las piedras encontradas en la isla. En 1769, el viajero escocés James Bruce de Kinnaid, de quien se dice que visitó la isla, escribió que allí encontró fragmentos de cristal verde conocido en Egipto como «siberget» (el nombre local de la esmeralda), pero estos La piedra es demasiado blanda. para ser una verdadera esmeralda; aunque la descripción de Bruce guarda un claro parecido con el peridoto de Zabargad, resulta curioso que la ubicación de la isla que proporciona Bruce en sus escritos no coincida con la de Zabargad. Encaja a la perfección. Se dice que el teniente de la Armada de la India, James Raymond Wellsted, visitó Zabargad durante sus viajes por el Mar Rojo a principios del siglo XIX d.C. Wellsted utilizó una serie de nombres al describir la isla, incluyendo «Isla de San Juan», «Isla de Bruce», «Siberget» y «Zumrud», terminando con «San Juan» Mal atribuido a los cruzados medievales, es interesante que ambos de estos últimos nombres se refieren a las esmeraldas, lo que refleja la confusión actual en la distinción entre el berilo esmeralda y el peridoto. Wellsted menciona en su obra las piedras verdes encontradas en Zabargad y describe los restos de la mina; relaciona las piedras que encontró con las piedras verdes que Plinio el Viejo los llamó «smaragdus», aunque en realidad se atribuyeron a la piedra «topazita» de la isla.

Un collar de peridotos de finales del siglo XIX engastado en oro y platino; imagen: Bonhams

La minería completa en la isla de Zabargad no se reanudó hasta 1906, a instancias del gobernador turco que residía en Egipto. Estas operaciones continuaron hasta 1922, cuando se otorgó el arrendamiento minero a Red Sea Mining Company, que luego trabajó en las minas de olivino en Zabargad durante más de una década antes de abandonar las operaciones al comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Se desenterró una gran cantidad de peridoto durante este tiempo, y la mayor parte del peridoto utilizado en la joyería Art Deco de principios del siglo XX provino directamente de Zabargad. Finalmente, el gobierno egipcio bajo la presidencia de GA Nasser recuperó la isla en 1958, pero los depósitos minerales de la isla se agotaron y desde entonces ha habido poca actividad minera. En 1986, la isla recibió protección ecológica oficial y recientemente se convirtió en parte del Parque Nacional de la Isla de Elba en Egipto.

Un collar de plata eduardiano con perlas y dos piedras de peridoto, probablemente de origen Zabargad; imagen: denams
Anillo de oro de 18 quilates y platino con peridoto Art Deco con un peridoto central posiblemente de Zabargad rodeado de diamantes; imagen: Empresa de joyería antigua

Ahora se sabe que la isla Zabargad está ubicada aproximadamente a 96,5 kilómetros (60 millas) al suroeste de la península de Las Banas. Zabargad es una pequeña isla bastante inhóspita con una biosfera limitada a tortugas, arbustos y un puñado de especies de aves, y sus costas están bordeadas por algunos de los arrecifes de coral más grandes que se encuentran en los mares interiores; no se encuentran recursos de agua dulce en la isla, un limitación que aumenta la extracción de sus taludes Dificultades logísticas para el peridoto. Zabargad es parte de un sistema global de grietas que se originó a partir de la actividad volcánica asociada con el Valle del Rift de África Oriental; el magmatismo y el metamorfismo que llevaron al nacimiento de Zabargad fueron precursores ideales para la formación de peridotita, que se encuentra en muchas partes de la isla. El punto más alto de la isla, a unos 235 metros sobre el nivel del mar, ahora se conoce como la «colina Polivine» y sus laderas orientales alguna vez fueron el hogar de algunas de las formaciones de olivino más grandes y de mayor calidad jamás encontradas en Zabargad. Se han descubierto unos 150 pozos de minas en la isla, y se han encontrado algunos artefactos de cerámica que datan de alrededor del 250 a. C. cerca de los pozos de las minas. La mayoría de los cristales encontrados en Zabargad están ubicados cerca de la superficie y se han alejado de la roca huésped, lo que hace que la extracción del material de la gema sea relativamente fácil según los estándares contemporáneos.

Foto de Zabargad (Topazios) que muestra su costa, algunos de los arrecifes de coral que la rodean y la prominente ‘Olivine Hill’ que se eleva desde sus laderas; imagen; egipto hoy

Con su historia ilustre y sus hermosas propiedades, el peridoto sin duda ha adquirido un atractivo atemporal que lo distingue de muchas piedras preciosas comúnmente utilizadas en joyería personalizada. El peridoto es una piedra preciosa de clase y encanto que no debe pasarse por alto ni olvidarse al explorar el reino de las piedras preciosas verdes naturales. Peridot es verdaderamente una de las piedras preciosas clásicas de la humanidad y sigue desempeñando un papel clave en la práctica de expresar la creatividad a través de la joyería y el diseño.

Artículo Recomendado:  Joyas del Nilo: descubre tesoros del antiguo Egipto

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba